diumenge, 12 de febrer de 2012


08-02-2012 / 19:00 h 
Científicos expertos de varios países analizan desde hoy datos del experimento llevado a cabo en el laboratorio europeo de partículas CERN de recrear el plasma en el que quarks y gluones flotaban fuera de las órbitas de protones y neutrones millonésimas de segundo después del 'Big Bang', un fluido que podría haber dado origen al Universo.
Noticia completa. ABC.


dissabte, 11 de febrer de 2012


A un paso de cazar el bosón de Higgs

La ciencia parece estar cada vez más cerca de demostrar la existencia del bosón de Higgs, la única partícula que falta por hallar del Modelo Estándar de Física de Partículas. De ser descubierta, esta ultima pieza del puzle ayudaría a conocer cómose formó el Universo.
El Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) anunció el pasado 13 de diciembre que si bien hay indicios esperanzadores en los dos experimentos llevados a cabo en la región de masas Higss, todavía no se puede afirmar que la “partícula de Dios” haya sido descubierta.
Noticia completa. ABC.


Colisión en el proyecto Atlas


divendres, 10 de febrer de 2012



Otro indicio de que los neutrinos emitidos en el experimento OPERA, no superaron la velocidad de la luz

Cuando un grupo internacional de físicos obtuvo un resultado que parecía contradecir la teoría de la relatividad especial de Einstein, sin encontrar un error que lo explicase, solicitaron a otros investigadores que revisaran su experimento.

El equipo del físico Ramanath Cowsik, Director del Centro McDonnell de Ciencias Espaciales, en la Universidad Washington en San Luis, respondió al llamamiento.

El equipo del experimento OPERA, una colaboración entre el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) en Ginebra, Suiza, y el Laboratorio Nacional del Gran Sasso (LNGS) en el Gran Sasso, Italia, cronometró los desplazamientos efectuados por las partículas conocidas como neutrinos, las cuales viajaron a través de la tierra desde el CERN hasta un detector ubicado en unas instalaciones subterráneas del Gran Sasso, a unos 730 kilómetros de distancia.

La sorpresa surgió cuando, aparentemente, hubo neutrinos que llegaron al Gran Sasso unos 60 nanosegundos antes de cuando habrían llegado si hubiesen viajado a la velocidad de la luz en el vacío.

Se cree que los neutrinos tienen una masa muy pequeña, pero diferente de cero. Según la teoría de la relatividad especial, cualquier partícula que tenga masa, por mucho que se acerque a la velocidad de la luz, nunca podrá alcanzarla. Así que no deberían existir neutrinos superlumínicos (más rápidos que la luz).

Los neutrinos en el experimento fueron creados haciendo colisionar protones a una velocidad enorme contra un objetivo estacionario, produciendo una ráfaga de piones, que son partículas inestables. Los piones fueron enfocados magnéticamente dentro de un largo túnel, donde se desintegraron en pleno vuelo dando lugar a muones y neutrinos.

Los muones se detuvieron al final del túnel, al no poder avanzar más, pero los neutrinos, que se escurren a través de la materia como fantasmas a través de las paredes, atravesaron la barrera y desaparecieron, en dirección hacia el Gran Sasso.
I
Instalaciones del experimento OPERA

El equipo internacional de Cowsik examinó el primer paso de este proceso, para determinar si las desintegraciones de piones podrían haber generado neutrinos superlumínicos, asumiendo que se conservasen la energía y el momento.

Los neutrinos de OPERA tenían una energía de alrededor de 17 gigaelectronvoltios. Poseían una enorme cantidad de energía, pero muy poca masa, por lo que deberían desplazarse muy rápido. La pregunta clave era si lo bastante rápido como para superar la velocidad de la luz.

Cowsik y sus colaboradores han determinado que si un neutrino producido por la desintegración de un pión se desplaza más rápido que la velocidad de la luz, la vida del pión sería más larga, y el neutrino llevaría una fracción menor de la energía compartida por el neutrino y el muón.

dijous, 9 de febrer de 2012

 


El impresionante LHC
Después de 180 días de funcionamiento y 400 trillones de colisiones entre protones, el ciclo de funcionamiento del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), situado en el subsuelo de la frontera franco-suiza, llegó a su final en 2011 a las 17:15 horas del domingo 30 de octubre. En su segundo año de funcionamiento, el equipo del LHC «ha superado ampliamente sus objetivos de operación», aseguran desde el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear,incrementando constantemente la velocidad a la que el acelerador ha proporcionado los datos a los experimentos.
Al comienzo del año, el objetivo para el LHC era acumular una cantidad de datos que los físicos denominan un femtobarn inverso en el transcurso de 2011. El primer femtobarn inverso se alcanzó el 17 de junio, obligando a revisar a la alza el objetivo de datos a adquirir en 2011 hasta los 5 femtobarns inversos. Ese hito fue logrado el 18 de octubre, con un total para el año de casi seis femtobarns inversos entregados a cada uno de los dos grandes experimentos del LHC, ATLAS y CMS.
"Al final del ciclo de funcionamiento con protones de este año el LHC ha alcanzado la velocidad de crucero", dijo el director de Aceleradores y Tecnología del CERN, Steve Myers. "Para poner las cosas en contexto, la tasa actual de producción de datos es un factor de 4 millones más que en el primer ciclo de funcionamiento de 2010, y un factor de 30 más alto que a principios de 2011".
Entre los hitos en física alcanzados en el LHC en su funcionamiento con protones está el estrechamiento de la búsqueda del bosón de Higgs y de las partículas supersimétricas, poniendo a prueba elModelo Estándar de física de partículas cada vez con pruebas más duras y avanzando en nuestra comprensión del universo primordial.
Noticia completa. ABC